Lionel Messi puso a andar su ilusión en su primer título de Copa América con un deslucido empate 1-1 de Argentina ante Chile, aunque el capitán argentino se desató con un tiro libre de su sello en el debut en el Grupo A, en el que también se estrenan las devaluadas selecciones de Paraguay Bolivia.

Con ese tanto al minuto 33, Messi le hizo un homenaje personal al otro astro mundial Diego Maradona, fallecido en noviembre pasado a los 60 años, como una continuidad en el campo de juego del tributo que antes le hizo la Conmebol en el estadio Olímpico Nilton Santos, en Río de Janeiro.

Pero todo lo bueno que despliega el capitán argentino, esta vez más acompañado, lo desarregla la insegura defensa albiceleste.